Mercurio en el agua de Ayapel, El Espectador

Medio Ambiente |26 Ago 2013 - 10:00 pm

La Corporación Autónoma Regional denuncia grave daño ambiental

El agua que consumen los habitantes de este municipio contiene diez veces más partículas de mercurio que las aceptadas por la Organización Mundial para la Salud. Minería de oro sobre el río Cauca sería la responsable.

Por: Redacción Vivir

Según La Corporación Autónoma Regional de los Valles del Sinú y San Jorge (CVS), los 50.000 habitantes de Ayapel (Córdoba) corren peligro por cuenta de la acumulación de mercurio en sus organismos y a causa de la presencia de coliformes fecales (bacterias en el intestino de humanos y de algunos animales) en el agua y pescados que consumen.

La subdirección de Gestión Ambiental de la CVS presentó un informe que confirma la existencia de partículas de mercurio en el agua de Ayapel con niveles diez veces superiores a los aceptados por la Organización Mundial de la Salud (0,5 microgramos de mercurio por decilitro de agua). Los hallazgos llegan cuatro meses después de que el alcalde de ese municipio, Fabio Paternina, denunciara que las aguas de la ciénaga, que lleva el mismo nombre del municipio, estarían ocasionando enfermedades en la piel de los habitantes.

Los estudios de la CVS muestran que el acuífero superior de Ayapel, entendido como los primeros 50 metros de profundidad de la ciénaga se encuentra contaminado por el metal y las bacterias, y con estas características abastece al acueducto y llega a los hogares.

Para llegar a dichas conclusiones, la CVS comparó los niveles de mercurio presentes en el cabello de un grupo de personas de Montería y otro de Ayapel. Los resultados dejaron en evidencia que, a diferencia de la población de la capital de Córdoba, la del municipio acumula concentraciones del tóxico metal diez veces superiores. Asimismo se encontró que existe un grupo de niños con malformaciones generadas, probablemente por el consumo de niveles excesivos de mercurio en su día a día.

La Organización Mundial para la Salud ha advertido que las altas concentraciones de mercurio en el aire “ocasionan trastornos neurológicos y de comportamiento, con síntomas que incluyen temblores, insomnio, pérdida de la atención y la memoria, efectos neuromusculares, dolores de cabeza, deficiencia de crecimiento durante el desarrollo fetal y disfunción motora”.

No sólo los humanos sufren las consecuencias. La población de peces se encuentra particularmente afectada: hace tres décadas Ayapel producía más de 10.000 toneladas de peces, especialmente de bocachico, mientras la población actual apenas llega a las mil toneladas anuales.

De acuerdo a Deiber Pérez, subdirector de Gestión Ambiental de la Corporación, la presencia del mercurio se debería a las actividades de minería ilegal que se desarrollan en la cuenca baja del río Cauca.

La semana pasada, representantes de la Corporación Ambiental y de los Ministerios de Minas, Ambiente, Vivienda y Salud se reunieron en Montería con miembros de las Agencias Nacionales de Minería y de Licencias Ambientales, la Unidad Nacional de la Gestión del Riesgo y el Fondo de Adaptación, para tomar decisiones frente a la problemática.

La primera solución planteada será la construcción de cinco pozos profundos de 200 metros y posteriormente se procederá con la ampliación de la cobertura del alcantarillado para así evitar que avance la contaminación por mercurio y heces fecales.

En cuanto a las afecciones a la flora y fauna, José Fernando Tirado, director de la CVS, dice que en un mes habrá fechas y monto de inversiones para construir proyectos que reduzcan el impacto de los contaminantes a los ecosistemas.

Con esta radiografía, Ayapel se suma al conjunto de municipios del sur de la región Caribe afectados por la minería ilegal en el río Cauca, donde La Raya, Montecristo y Achí, en Bolívar, son los casos más preocupantes.

 

Fuente: http://www.elespectador.com/mercurio-el-agua-de-ayapel-articulo-442643

« Tienda SAO 53, Punto de Venta Ecoprojects Barranquilla. - El 50% del agua en Colombia es de mala calidad, Unperiodico. »